En la vida hay altos y bajos. Esto aplica tanto a tus asuntos personales como a la economía global.

Siempre que estamos en la parte baja de un cliclo es importante encontrar una estrategia que nos mantenga a flote y que la mismo tiempo nos permita aprovechar la oportunidad de salir del bajón mejor que como entramos.

Así que sin importar si se trata de una crisis económica personal, o la siguiente depresión económica global, aquí tienes cinco consejos que te pueden ayudar.

1. No pongas atención a las noticias.

Si eres un consumidor habitual de noticias probablemente habrás escuchado en las últimas semanas notificias algo preocupantes sobre la situación económica global.

Lo interesante de la afirmación anterior, es que tiende a ser verdad siempre. Puede ser verdad hoy, fue verdad hace 1 año, hace 10 y hace 15. Y seguirá siendo verdad por mucho tiempo.

El problema es que los medios de comunicación presentan una visión distorsionada de la realidad. No digo que digan abiertamente mentiras (aunque no es improbable), pero siempre tratarán de darle más importancia a las noticias alarmantes.

Y al final de cuentas, ¿qué tanta influencia tienes sobre lo que sucede en los mercados europeos o las decisiones gubernamentales, etc? ¿Hay algo que puedas hacer en las próximas 24 horas que vaya a mejorar la situación? Si hay algo que puedes hacer, lo más probable es que no necesitabas leer las noticias de hoy para hacerlo.

Leer todas estas noticias negativas sólo aumentarán tu ansiedad y te desenfocarán de la cosas que verdaderamente tienen importancia.

2. Enfócate más en aumentar tus ingresos que en reducir tus gastos.

Reducir tus gastos está bien, pero tiene un límite práctico. Mientras que aumentar tus ingresos prácticamente no tiene límite.

Está bien revisar si hay algo que puedas reducir para tener un poco más de tranquilidad en tu día a día. Pero llega un momento en el que por más esfuerzo que hagas ya no podrás reducir tus gastos sin impactar seriamente tu vida. En ese momento, no tiene sentido seguir utilizando tu energía en algo que no te beneficiará más.

Redirige esas energías y recursos en aumentar tus ingresos. Aumenta tu “salida productiva” hacia la sociedad y …

3. Acepta tu Responsabilidad en la Situación

Ojo, no digo que tu tienes la culpa necesariamente. Pero si digo que la única persona que es responsable por salir adelante eres tú mismo/a.

Acepta toda la ayuda que te ofrezcan, pero no pongas tu esperanza en otras personas. No esperes que el gobierno, tus amigos, tus jefes ni nadie más se haga responsable por tu vida.

4. Ataca los problemas en la raíz

Aprovecha la oportunidad de resolver desde la raíz los problemas que te llevaron a tu situación actual. Podrías enfocarte en simplemente aliviar las urgencias, o podrías aprovechar la oportunidad para al mismo tiempo re-enfocar tus energías en hacer cambios profundos en tu vida.

Esto puede implicar desde cambiar de trabajo, negociar un aumento, iniciar un negocio o simplemente hacer un presupuesto.

5. Cultiva relaciones personales positivas

Especialmente cuando intentas solucionar problemas de raíz y hacer cambios profundos en tu vida, es esencial tener el soporte adecuado.

Si la mayoría de personas con las que te relacionas, son personas que opondrán resistencia a tus cambios, te bajarán los ánimos o simplemente no quieren/pueden apoyarte, debes buscar conscientemente esas conexiones que pueden marcar la diferencia entre lograr un cambio en un año o en cinco.