#MF20 Día 6: Establece Metas

¡Bienvenidos al Día 6 del programa Mejora tus Finanzas en 20 Días!

Durante los primeros 5 días, nos dedicamos a responder la pregunta ¿en donde estoy financieramente? Ahora que lo sabes, es hora de pensar… ¿a dónde quiero ir?

La actividad de hoy consiste de 2 pasos:

  • Crear una visión de tu vida a 5 años
  • Transformar esa visión en metas financieras específicas para 1 año

Es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Al final de la actividad tendrás una primera versión de tus metas que iremos refinando durante los próximos días.
  • Como verás más adelante, ahora lo más importante es clarificar “a dónde quieres llegar”, no “como”. Eso lo veremos más adelante.
  • Para algunos esta tarea será muy difícil, especialmente al tratar de visualizar su futuro. Pero eso es de esperarse. Nadie dijo que iba a ser fácil. 😉

¡Comencemos!

Visión a 5 años

Para este ejercicio, tendrás que hacer mucha introspección. Lo ideal es que busques un lugar tranquilo donde puedas sentarte y meditar tranquilamente.

Para comenzar, en una hoja de papel (o un procesador de texto) escribe una descripción vívida de cómo quieres que sea tu vida en general dentro de 5 años. Describe qué estarás haciendo, con quién estarás, cuántos años tendrás, cómo será un día típico de tu vida, etc. Escríbelo en tiempo presente, como si ya estuvieras ahí explicando a alguien cómo es tu vida. Usa muchos detalles específicos, especialmente sobre cómo te sientes en ese momento. En esta descripción no es esencial que te enfoques en cómo serán tus finanzas.

No apresures mucho este ejercicio. Es importante que te tomes tu tiempo y crees una buena visión de tu futuro. El propósito de esta visión es clarificar la razón por la que quieres mejorar tus finanzas. Esto es importante porque en el día a día es muy fácil que pierdas de vista el fin que buscas.

Asegúrate de guardar esta descripción porque la utilizarás más adelante.

Metas para 1 año

Una vez que tengas una visión completa de tu vida dentro de 5 años, es hora de hacerla más específica, de forma que puedas comenzar a tomar acciones concretas para hacerla realidad.

Teniendo en mente tu visión a 5 años, responde a la siguiente pregunta: ¿qué puedo hacer con mis finanzas durante el próximo año encaminado a hacer realidad mi visión a 5 años? Por supuesto, al finalizar este ejercicio, te animo a que hagas la misma pregunta con otras áreas de tu vida, por ejemplo: ¿qué puedo hacer con mis relaciones personales durante el próximo año encaminado a hacer realidad mi visión a 5 años?

Escribe tus metas financieras en términos de:

  • Ahorros y gastos al final del año
  • Ingresos netos
  • Nivel de endeudamiento.

También especifica, si es relevante, cómo generarás tus ingresos ¿iniciarás un negocio? ¿cambiarás de empleo? ¿conseguirás un empleo extra? ¿qué ahorros tendrás? ¿un fondo de emergencias? ¿ahorro para tus vacaciones? ¿comprarás una casa?

Como ejemplo, a principios de este año (¡hace 11 días!) escribí sobre mis propias metas financieras: $1,000/mes de ingresos con este sitio y lanzar 3 productos propios. Este es el nivel de detalle que deberías buscar.

Algo que puede ayudarte a clarificar estas metas es que escribas cómo se verían tus estados financieras (Balance General y Estado de Resultados) al final del año.

Recuerda que en esta fase no debes enfocarte en “cómo” lograrás estas metas. Por ahora lo importante es que clarifiques “cuáles” son tus metas y “por qué” quieres alcanzarlas.

¡Y eso es todo por hoy! Durante los próximos días, tomaremos la versión preliminar de tus metas y con ayuda de tus estados financieros, trazarás planes específicos para lograrlos.

¿Qué piensas de la actividad de hoy? ¿Cuál es el reto mas importante que has encontrado al realizarla? ¡Cualquier duda o comentario es bienvenido!

¿Terminaste? Sigue con la siguiente tarea. ¿No sabes qué es MF20? Puedes leer más aquí.

#MF20 Día 3: Crea tu Estado de Resultados

Ayer creaste tu propio Balance General. Esa fue la mitad de la fotografía de tus finanzas. Hoy, construiremos las otra mitad: tu Estado de Resultados.

Pero antes de continuar, quiero comentar algo.

Muchos de los comentarios que he recibido de las dos primeras tareas dejan ver que comenzar a tener claridad sobre tus finanzas puede ser un duro golpe de realidad. Sin embargo, aunque resulte difícil, debes aceptar tu realidad tal y como es. No resistas la situación. Una de las mejores cosas que puedes practicar es sentirte feliz a pesar de tus circunstancias particulares, y no sólo cuando las cosas van bien.

No quiero decir que te conformes con algo que no quieres. La idea es que no lo resistas. Déjalo ser, obsérvalo y cámbialo. Tu decisión de participar en este curso confirma que quieres y puedes mejorar. 😉

Ahora, ¡comencemos!

Creando tu Estado de Resultados

De la misma forma en que ayer construiste tu Balance General usando la información de tus activos y pasivos, hoy construiremos tu Estado de Resultados con tus Ingresos y Gastos.

En una hoja de papel (o en una hoja electrónica) lista primero todos tus ingresos. En el caso de tu sueldo, incluye bonificaciones y aguinaldos. Agrega rentas, dividendos, trabajos extras, venta de propiedades, y cualquier otro ingreso que hayas recibido durante el año.

Calcula y anota el total de tus ingresos.

A continuación, lista todos tus gastos. Y ahora es donde aparece una de las cuestiones más esotéricas de las finanzas personales: ¿Cuál es la mejor forma de clasificar tus gastos?

No hay una única respuesta para esto. Lo mejor es que los clasifiques de forma que tú los puedas entender. Busca un nivel de detalle que te permita encontrar fugas, pero que no sea muy tedioso de mantener al día.

Sin embargo, recomiendo que al menos tengas categorías separadas para: Pagos de Deudas y Pagos de Impuestos.

Algunas personas prefieren ver sus ahorros como gastos. De esta forma lo pueden incluir en su presupuesto y no olvidar guardar algo de dinero. Esta es una excelente idea y la vamos a utilizar, pero no aquí. Para fines del Estado de Resultados, gastos son gastos. Si le diste el dinero a alguien más, es un gasto. Si te lo pagaste a ti mismo para ahorrar o invertir, es un buen hábito, pero no es un gasto.

Ahora, calcula y anota el total de tus gastos. Luego, en forma similar a como calculaste tu Capital, calcula y anota tu Ganancia/Pérdida:

Resultado = Ingresos – Gastos

Tu Estado de Resultados está completo.Es hora de interpretarlo. Pero antes, quiero pedirte que hagas un par de anotaciones más que nos servirán más adelante. En tus gastos, marca la “frecuencia del gasto” con una letra. Por ejemplo, si es un gasto que ocurre todos los meses como “Energía eléctrica” escribe una M al lado. Si es algo anual como “Pago de impuestos” escribe una A. De la misma forma, una T para trimestral, B para bimestral, etc. Si hay algún gasto que es ocasional o irregular, márcalo también.

Ahora sí, vamos a interpretarlo.

Interpretando tu Estado de Resultados

De nuevo, hay tres posibilidades para el “Resultado”

  1. Negativo
  2. Cero
  3. Positivo

Ahora, ¿qué pasa con la ganancia o pérdida? ¿En dónde están reflejadas?

Si tu resultado fue negativo, tuviste Pérdida. Significa que durante el año gastaste más dinero del que ganaste. ¿De dónde sale ese dinero “extra” para pagar? De una deuda o pasivo. En tu Balance General habrá alguna entrada de Pasivos que muestra de dónde salió ese dinero. Probablemente sea el saldo de una tarjeta de crédito o un préstamo.

Si continuaras teniendo Pérdidas, eventualmente tus pasivos serán muy altos y podrías llegar a la quiebra. Independientemente de tu Capital actual.

Si tu resultado fue positivo, tuviste Ganancia, significa que durante el año ganaste más de lo que gastaste. ¿En dónde esta ese dinero de “sobra”? En un activo. En tu Balance General, habrá una entrada que muestra donde está ese dinero. Probablemente esté en tu cuenta de ahorros, o en una inversión.

Si continuaras teniendo Ganancias, eventualmente tus activos crecerán y acumularás riqueza. Independientemente de tu Capital actual.

Ahora la fotografía está completa y comienza a tomar un sentido más completo. Comienzas a ver que hay muchas relaciones entre un Balance General y un Estado de Resultados:

  • Si debes algo a tu tarjeta de crédito (un Pasivo en tu Balance General) deberás realizar pagos cada mes (un Gasto en tu Estado de Resultados).
  • Si tienes un automóvil (un Activo en tu Balance General) debes pagar por combustible, servicios, reparaciones, seguros, etc. (Gastos en tu Estado de Resultados).
  • Si eres propietario de una casa (un Activo) que das en alquiler (un Ingreso) debes pagar cuotas de la hipoteca e impuestos (Gastos).

Dale varias vueltas a tu Balance General y a tu Estado de Resultados para familiarizarte con la dinámica que hay entre ellos. Siguiendo con la analogía de la fotografía de tus finanzas, podrás comenzar a vislumbrar dónde estás en este momento y hacia dónde te lleva tu situación actual.

Aun hay otros pequeños detalles que podemos extraer de estos dos estados financieros y eso es lo que haremos en los próximos días para finalizar la primera semana del programa. Luego, cuando ya conozcas bien tu situación deberás comenzar a pensar en ¿a dónde quiero llegar? ¿cómo quisiera que se vieran estos estados financieros dentro de un año?

Y eso es todo por hoy. ¿Qué te ha parecido la tarea de hoy? ¿Tienes alguna duda o comentario? ¿Sientes que vamos muy rápido/bien/muy lento? ¡Te espero en los comentarios!

¿Terminaste? Sigue con la siguiente tarea. ¿No sabes qué es MF20? Puedes leer más aquí.

#MF20 Día 2: Crea tu Balance General

La actividad de hoy consiste en crear tu Balance General Personal, aprender a utilizarlo y a extraer información útil de él.

Ahora, si eres como yo y recibiste clases de Contabilidad General (y las odiaste) durante tus años de estudiante probablemente tuviste ganas de de salir corriendo cuando leíste “Balance General”.

Antes de que corras, déjame decirte que sí… se trata de *ese* Balance General. Con la diferencia de que esta vez, le encontrarás utilidad inmediata. Con la diferencia de que esta vez, si no lo haces, ¿cómo tomarás control de tus finanzas? :)

¿Sigues aquí? Perfecto. Entonces comencemos. Primero nos encargaremos de la parte numérica del Balance General y luego de interpretarlo.

Construyendo el Balance General

Por los comentarios que recibí sobre la tarea de ayer, muchos de ustedes hicieron intuitivamente cálculos después de encontrar su total de gastos, ingresos, activos y pasivos. Eso es genial porque simplifica mucho la comprensión de un Balance General.

Para construir formalmente tu Balance, en una hoja de papel (o una hoja electrónica) crea dos columnas. En la columna de la izquierda lista todas tus pertenencias (tus activos) incluyendo su valor.

Si has leído alguno de los libros de Robert Kiyosaki sabrás que a él le gusta decir que la casa donde vives y tu vehículo no son activos, sino pasivos porque te crean gastos y no ingresos. Pero también le gusta decir que tenía 2 padres.

Estrictamente hablando, tu casa es un activo. Me parece inteligente hacer una distinción entre los activos que producen ingresos y los que producen gastos. Pero habiendo tantas palabras en nuestro idioma ¿por qué utilizar “activos” y “pasivos” que ya nos las ganaron?

Mi recomendación es que si tienes activos que te generan ingresos, como inversiones, bienes raíces de alquiler, etc., sepáralos de otros activos que generan gastos (como tu casa y tu vehículo).

Ahora, en la columna de la derecha, lista todas tus deudas (tus pasivos) con su respectivo saldo. Recuerda incluir préstamos, saldos de tarjetas de crédito, deudas con amigos o familiares, etc.

Será de mucha ayuda si colocas los pasivos alineados con sus respectivos activos. Por ejemplo, si tienes una hipoteca sobre tu casa, haz que tu hipoteca (en la columna de pasivos) quede en la misma linea en la que quedó tu casa (en la columna de activos).

Finalmente, calcula el total de cada columna y luego calcula tu capital:

Capital = Activos – Pasivos.

Ahora que has destilado este número mágico, es hora de interpretarlo.

Interpretando el Balance General

Al tener tu Balance recién creado puedes ver ante tus ojos cómo se va formando una fotografía de tus finanzas. ¿Qué conclusiones podemos obtener de esta fotografía a medias?

Hay básicamente tres posibilidades para este cálculo. Tu capital puede ser:

  1. Negativo
  2. Cero
  3. Positivo

Este resultado es una de las formas más simples de medir tu riqueza económica. Una forma de verlo es: De todo lo que has sembrado y cosechado durante el tiempo que tienes de ser “económicamente activo”, tu capital es lo que te has quedado. El resto, de una u otra forma, se lo diste a alguien más.

Por supuesto, es una forma fría y puramente numérica de verlo. Tu capital, no refleja las experiencias y riqueza subjetiva que seguramente has acumulado. Pero en cuando a dinero, tu capital es todo lo que tienes.

  • Si tu capital es cero, significa que en realidad nada de lo que tienes, te pertenece. Tus cosas le pertenecen al banco.
  • Si es negativo, no sólo tus cosas le pertenecen al banco, sino que aún si les entregaras todo, ¡aún les deberías dinero! Esto puede suceder cuando has utilizado tu dinero para adquirir gran cantidad de cosas que pierden su valor o simplemente desaparecen. También puede suceder si has tenido pérdidas accidentales de activos (y no tenías algún seguro que te cubriera).
  • Si es positivo, estás en una situación mejor. Si perdieras todos tus ingresos y tuvieras que entregar todo al banco para pagar tus deudas, aún te quedaría algo.

Sin embargo, esta es sólo la mitad de la fotografía. El Balance te muestra en donde estás en un momento específico del tiempo, pero no te indica hacia dónde vas, que es igual de importante.

Alguien con capital negativo, podría estar en el camino hacia la riqueza y alguien con capital positivo podría ir rumbo a la quiebra. Estos detalles que se aclararán mañana cuando construyas tu Estado de Resultados.

¿Qué te ha parecido esta actividad? ¿Qué conclusiones puedes obtener de tu Balance General? Y más importante que eso: ¿Qué actitudes y hábitos crees que son las que te han llevado a tu situación actual? Es importante que te respondas esto porque si tu situación actual es buena, debes reforzar esas actitudes y hábitos. Si tu situación no es la que quieres, mantener las mismas actitudes y hábitos no te servirá de nada.

Y tú eres la única persona responsable de hacer los cambios que necesitas. 😉

¿Terminaste? Sigue con la siguiente tarea. ¿No sabes qué es MF20? Puedes leer más aquí.

#MF20 Día 1: Recopilando Información

Bienvenidos todos a “Mejora tus Finanzas en 20 Días”. Hoy por ser el primer día, la tarea será relativamente fácil. 😉

Este programa está dividido en tres etapas, cada una ayudándote a responder las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuál es mi situación actual? ¿En donde estoy financieramente en este momento?
  2. ¿Cuáles son mis metas financieras?
  3. ¿Cómo logro esas metas?

La actividad de hoy será la primera que te ayudará a definir cuál es tu situación financiera actual. Este proceso será como tomar una fotografía de tus finanzas que luego podrás observar detenidamente para saber en qué aspectos mejorar. Así que ¡comencemos!

Recopilar Información

La primera parte de la actividad consiste en recopilar toda la información que necesites para determinar estos cuatro datos:

  • Cuánto dinero ganaste el año pasado: Asegúrate de incluir salarios, bonos, ventas de bienes, intereses, dividendos, etc.
  • Cuánto dinero gastaste el año pasado: No olvides incluir los gastos que no son mensuales como colegiaturas, impuestos, servicios al automóvil, etc.
  • Cuánto valen tus propiedades: Desde tu casa y automóvil hasta tu colección de CDs. En general, si consideras que tiene un buen valor de re-venta, inclúyelo.
  • Cuánto dinero debes: Hipotecas, saldos de tarjetas de crédito, préstamos bancarios, prestamos personales, etc.

Estos cuatro datos nos servirán para construir una fotografía con un buen nivel de detalle de tus finanzas. Si tienes experiencia con contabilidad o finanzas habrás notado que estos cuatro elementos son los que se utilizan para construir un Balance General y un Estado de Resultados. Y es que básicamente lo que haremos será crear un “sistema contable” para tus finanzas personales.

La información que necesitas pueden ser recibos, facturas, estados de cuenta, etc. Puede ser necesario que hagas un par de llamadas al banco para obtener información. Es probable que ya tengas alguna de esta información. En algunos casos por motivos fiscales requieres revisar tus ingresos y gastos al final de cada año.

Organizar Información

Una vez que tengas la información organízala de forma que tenga sentido para ti y calcula los cuatro datos que necesitamos. No te diré que la organices de esta o aquella forma. Lo importante en realidad es que cumplas con estas tres condiciones:

  1. Que tengas un sólo lugar en donde almacenarás esta información de ahora en adelante. Si tienes facturas y recibos en un lugar, estados de cuenta en otro lugar, tus estados financieros en otro lugar, será más difícil mantener todo al día.
  2. Que ese lugar este al alcance en cuanto lo necesites. Y ten por seguro que de ahora en adelante lo vas a necesitar por lo menos una vez al mes.
  3. Que sea confiable y no haya riesgo de que pierdas datos importantes. Esto es especialmente recomendable si llevas registros digitales. Saca copias de seguridad de tus archivos y mantén las copias de seguridad al día.

Recomendaciones

Estas son algunas recomendaciones que debes tener presentes para esta actividad:

  1. La mayoría de personas ve sus gastos desde una perspectiva mensual. Eso está bien, y de hecho, más adelante usaremos el ciclo mensual como base. Sin embargo, es importante que por ahora pienses en términos anuales.
  2. Es más importante que listes todos los gastos y no que los listes exactamente. Es decir que no buscamos que tengas precisión de centavos, pero no olvides ninguna categoría de gastos o ingresos importantes.
  3. Para calcular el valor de tus bienes, estima por cuánto dinero podrías venderlos si tuvieras que hacerlo. Si tienes estimaciones o evaluaciones profesionales (por ejemplo de una casa) mucho mejor, pero estimar está bien.
  4. No olvides incluir en tus propiedades tus cuentas bancarias, inversiones o préstamos que hayas otorgado, siempre y cuando tengas posibilidades razonables de recuperar el dinero.

¡Y eso es todo por hoy!

¿Qué te pareció la actividad? ¿Estuvo fácil? Me gustaría mucho conocer a quienes están participando, así que te animo a que dejes un comentario y si tienes alguna pregunta o sugerencia, ¡bienvenida sea!

¿Terminaste? Sigue con la siguiente tarea. ¿No sabes qué es MF20? Puedes leer más aquí.