En muchas ocasiones durante nuestras vidas nos encontramos con deseos que no podemos satisfacer porque no tenemos suficiente dinero para hacerlo. Seguramente te habrás dado cuenta de que el dinero es una muy buena herramienta para solucionar problemas. En muchas ocasiones es mucho más fácil pagar para solucionar algo que intentar solucionarlo tú mismo. Esto te da la pauta de que tener dinero es bueno.

Pero en otras ocasiones, la sociedad te da mensajes acerca de la corrupción de la que viene acompañada el dinero. Conoces las historias de robos, estafas y desfalcos públicos que te hacen creer que tener dinero de alguna forma nos contamina. El condicionamiento social te da la pauta de que tener dinero es malo.

Todos estos mensajes contradictorios limitan tu capacidad de adquirir dinero porque te llenan de pensamientos que, a la larga, lo único que hacen es sabotear tu búsqueda de libertad financiera.

En un artículo posterior hablaré sobre cuál es el papel que juega el dinero en la vida de una persona consciente que busca satisfacer sus necesidades y deseos. Pero antes, considero esencial que establezca una base sobre la cual explorar el tema del dinero. Para esto, respondamos la pregunta…

¿Qué es el dinero?

El dinero es un contrato social. Es un acuerdo logrado en conjunto por todos los participantes del juego económico. Según el diccionario de la RAE, desde el punto de vista económico “dinero” significa: “Medio de cambio de curso legal”.

Si el dinero es un medio de cambio, ¿qué es lo que se intercambia cuando utilizamos el dinero? La respuesta es: valor. Un valor subjetivo asignado de forma arbitraria por la sociedad en conjunto. Esto significa que un billete de $100, vale $100 porque hemos decidido que así sea. Es un valor arbitrario, pero que tiene todo un sistema económico de respaldo que garantiza que un billete de $100, siempre valga $100.

Ahora que sabemos que el dinero es una forma de intercambiar valor, exploremos las 2 posibles formas de intercambio de valor.

Cómo funciona el dinero

Valor Genuino

Si el dinero en sí mismo es sólo una representación general de valor asignado por la sociedad, cuando gastas dinero en algo (por ejemplo, pagas un taxi), lo que estás haciendo es obteniendo o extrayendo un valor (en este caso, transporte) de la sociedad (específicamente del taxista) y entregándole a cambio un “título” (por ejemplo, billetes, monedas, cheques, etc.) que le otorga el derecho de obtener o extraer el mismo valor de la sociedad de cualquier otra forma (por ejemplo, los tacos del almuerzo).

Cuando recibes dinero de la sociedad es porque estás entregándole un valor a la sociedad, a cambio del dinero. Este dinero luego te servirá a ti para extraer valor de la sociedad. Esto es así, a menos que optes por la segunda opción…

Estafas, Robos e Ineficiencias.

Existe otra forma de intercambio de valor. Se trata de los intercambios forzosos o engañosos: robo, estafa, etc. En este caso, estás obteniendo valor de la sociedad sin otorgar a cambio un valor equivalente.

Es evidente que muchas de las creencias conflictivas acerca del dinero, vienen de la suposición equivocada de que la única forma de obtener grandes cantidades de dinero es utilizando la segunda opción. Sin embargo, no necesariamente es así.

En un próximo artículo, exploraré el tema del papel que juega el dinero en tu vida, tomando en cuenta la forma en que se realiza el intercambio de valor.